sábado, 6 de junio de 2015

La ciudad. La semi, la final y el posible desempate.



El siguiente cuadro resume las mediciones que hemos estado realizando, anteriores y posteriores a la elección del 26 de abril cuyos resultados se incorporan en el cuadro (resaltado en celeste).


27-3
2-4
9-4
16-4
23-4
26-4
30-4
7-5
14-5
21-5
28-5
4-6
PRO
53
46
49
50
47
47
43
40
41
38
38
35
ECO
23
24
23
24
24
22
21
25
27
25
26
27

No se incluyen los resultados por candidato, aunque es válido aclarar que la metodología previó con precisión el triunfo de Larreta sobre Michetti (pronosticó 27,48% a 19,8% cuando el resultado final fue 28,47% a 18,98%). 

El siguiente cuadro proyecta la evolución del voto el próximo 5 de julio.

Son 12 tomas, teléfonicas, aleatorias de 400 casos, segmentadas por edad, género y nivel educativo.



Estos resultados se confirman con otra encuesta publicada por el diario Clarín el 22 de abril pasado.

En ella se afirma que sólo el 51% de los votantes de Michetti votarían por Larreta. Y que un 17,4% llevaría su voto a Lousteau.


Dentro del margen de error de todas las encuestas, eso es lo que se está verificando según nuestras propias mediciones.


En las generales (la final), Rodriguez Larreta no conseguirá mantener el voto de PRO en las PASO (la semi). 
Está perdiendo hasta aquí, entre 8 y 12 puntos de los 47 que sacó el PRO en la semi porque no retiene el electorado de Michetti.

Como decíamos en el post anterior, las semifinales importan mucho.

Por el contrario, Martín Lousteau ampliará un 50% su base electoral propia en la final respecto de la semi. Crecerá, por lo menos, un 25% respecto de la de ECO.
Retiene todo el electorado de Ocaña y Borthagaray y le agrega parte del de Michetti.

No parece inverosímil que el marketing aspiracional enfocado a la pureza del PRO se explique en buena medida por la percepción de una gran vulnerabilidad en su distrito constitutivo.

Es muy probable que el próximo Jefe de Gobierno se defina en un ballotaje.

Lo más visto